Tu Energía Vital es producto del metabolismo de tu organismo, que transforma el oxígeno, los alimentos y los líquidos en energía. Energéticamente, cuando tu organismo está sano está continuamente en estado de expansión /contracción, carga / descarga  y distensión.

Este mecanismo incluye a todo tu organismo y, sobre todo, al funcionamiento de cada uno de tus órganos vitales (pulmones, corazón, intestinos, aparato genital, musculatura, etc.). Es el mecanismo vital de pulsación biológica que caracteriza un estado pleno de salud.

¿Qué ocurrió en tu infancia?

Cuando de niño fuiste incomprendido, frustrado o tus necesidades emocionales no fueron atendidas adecuadamente por tu entorno, te sentiste herido, independientemente de las buenas o mejores intenciones de ese entorno. No pudiste expresar tu sufrimiento y te retrajiste emocional y corporalmente. En función de si esas frustraciones persistieron más o menos o fueron más o menos intensas, te acorazaste más o menos. La carga energética bloqueada en ese acorazamiento pudo provocarte angustia y entonces te contrajiste todavía más para no sentir esa angustia y así redujiste tu expansión vital física.

¿Qué te ocurre de adulto?

Cuando inhibes la expresión de tu Ser, cuando no expresas lo que sientes o cuando hay algo que quieres decir o hubieras querido decir y no dices, tu musculatura se contrae automáticamente en un acto reflejo para inhibir la energía que acompaña aquello que querías haber expresado.Esa energía se estanca, queda bloqueada y, a su vez, bloquea de un modo u otro el funcionamiento natural de tu organismo. Los bloqueos energéticos los percibirás en tu cuerpo en forma de tensiones, contracturas, rigidez muscular, en tu forma de respirar, tu mirada, etc.

Al inhibir alguna parte de ti, podrás mostrar una fachada o hacer “como si…” pero en el fondo lo que estarás haciendo es acorazarte y respirar menos, disminuyendo así tu capacidad de cargarte energéticamente. Al acorazarte te expresas menos, disminuyendo así tu capacidad de descargarte. Te encaminas, más o menos lentamente, hacia la hipertensión o la depresión. Te encaminas en definitiva, de un modo u otro, hacia la pérdida de salud física y emocional.

¿Cuándo rompes el equilibrio entre carga y descarga energética en tu cuerpo ?

La economía energética de tu organismo está asegurada por un equilibrio entre cargas y descargas energéticas, y en temporadas de normalidad ambos procesos esenciales se hallan equilibrados en ti. Tu organismo humano está concebido para ello.

La parte superior de tu cuerpo está concebida para tomar energía, para “llenarse a tope” en forma de alimento, de oxígeno, de estímulos sensoriales: tiene una función de carga energética.

La parte inferior de tu cuerpo está concebida para descargar el exceso de energía a través de tu motricidad: tiene una función de descarga.

Cuando tienes necesidad de tomar energía, la excitación se desplaza hacia arriba, en dirección a tu cabeza. Cuando necesitas descargar energía, entonces la excitación se desplaza hacia abajo, hacia tu pelvis y tus extremidades inferiores.

Si tienes tensiones en la zona superior de tu cuerpo, mandíbula, garganta, pecho…no puedes cargar correctamente y entonces te sentirás débil, sin energía, con falta de vitalidad.

Si no llegas a descargar a causa de tensiones en el diafragma, abdomen o pelvis, no descargas la energía necesaria para tus acciones para obtener satisfacciones. La energía permanece bloqueada en tus centros superiores y no tiene acceso a las regiones inferiores de tu cuerpo, lo que te provocará un desequilibrio en tu cuerpo y en tu estado emocional.

Si reduces la capacidad de tu organismo de experimentar placer, o si te obstaculizas sentirlo, se limitan inmediatamente todas tus funciones de descarga(teniendo en cuenta que el orgasmo es el proceso fisiológico de descarga más poderoso, capaz de descargar todo el excedente de energía de nuestro organismo).

¿Cómo interrumpes los movimiento necesarios de Expansión / Contracción en tu flujo energético?

La organización segmentaria de tus vértebras añade una función suplementaria al flujo de energía en tu organismo, la función ondulatoria:

Las oleadas de excitación progresan de segmento en segmento a lo largo de tu cuerpo: hacia arriba hacia tu cabeza, o bien hacia abajo, hacia tu pelvis y tus piernas. Estos movimientos energéticos internos son involuntarios, tú no te das cuenta de ellos, y cesarán si hallan un obstáculo a su propagación (una tensión muscular por ej.). El efecto alternado de expansión / contracción es suprimido y la sensación de placer asociada a cada expansión también desaparece El libre flujo de energía se paraliza y la sensación placentera que te producía ese libre flujo desaparece. La acumulación de energía frente al obstáculo provoca una tensión interna que experimentarás como angustia. Si esta acumulación persiste, dará paso a problemas emocionales, con sus consecuencias patológicas, psicológicas y orgánicas.

Un poco más acerca de la relación de tu mente con tu cuerpo…

Si pierdes la alegría de vivir, tu respiración se debilita, tu apetito se embota y tu interés por la vida disminuye. Si tu cuerpo está bloqueado por energía estancada (tensiones musculares, contracturas, rigideces, morfología postural), tienes reducida la intensidad de la corriente del flujo de energía vital, lo que te puede llevar a un estado subdepresivo. Si llegaras a un estado de depresión, entonces podríamos decir que directamente ya no hay corriente en tu cuerpo.

Los sentimientos, las emociones…son sensaciones corporales que puedes percibir si estas conectado a tu cuerpo y sabes lo que en él ocurre.Tu organismo puede recuperar su rítmico equilibrio de expansión/contracción, cargas/descargas, y una relación satisfactoria con tu entorno. Pero si los obstáculos internos o externos perturban tu equilibrio energético de forma permanente, entonces tu organismo se rigidiza, pierdes tu expresividad, y los conflictos emocionales afectan a toda tu personalidad.

Si la energía no fluye libremente por tu cuerpo, más o menos conscientemente, vas a ir sustituyendo el fluir placentero de la vida por la simple voluntad de sobrevivir.

Si alcanzas ese estado en el que esa energía fluye libremente, sin obstáculos, por tu cuerpo, es una fuente de salud y experimentación de intenso y profundo placer: moviliza toda la dimensión emocional del amor y toda la dimensión del deseo en ti.

BIOENERGÉTICA: ¿Cómo te ayuda a restablecer tu equilibrio emocional, físico y energético?

A través de la Psicoterapia Bioenergética puedes recuperar la energía y el bienestar que has ido perdiendo en tu cuerpo y en tu mente a lo largo de tu vida.

¿Cómo?  Mediante movimientos de expansión/ contracción o carga/descarga, y por supuesto con el acompañamiento del psicoterapeuta que te ayuda a comprender e integrar, vas a ir liberando la energía estancada en tu organismo y con ella, la información encapsulada que te permita comprenderde forma profunda, tus sentimientos y necesidades, y tus patrones de conducta encorsetados que te llevan a repetir una y otra vez situaciones que no deseas en tu vida.

Es un proceso integrador que tiene en cuenta la unidad indivisible que forman tu mente y tu cuerpo y te lleva a re-conectarte con tu cuerpo, y por tanto contigo mismo y con tu propia capacidad de restablecer tu salud física y emocional.

Bueno, espero haberte aportado algo de luz acerca de la importancia que tiene tu cuerpo en tu proceso de crecimiento y desarrollo personal.

Si quieres seguir recibiendo información acerca de la relación de tu mente con tu cuerpo, por favor inscríbete a la newsletter.

Si estás interesado/a en la formación en Bioenergética y Eneagrama, por favor clica aquí para informarte más ampliamente.

Por: Pilar Usart, Analista de Bioenergética y formadora de Bioenergética y Eneagrama